Cómo pasar de sentirte triste y rota por dentro a poder volver a sentirte llena y feliz (pero en serio)

Si dejar de sufrir es una de esas cosas que te crees que es prácticamente imposible conseguirlo, debes saber que lo podrás lograr y en menos tiempo de lo que crees.

psicoleg a vic maricarme

psicòloga a vic

Hola, me llamo MCarme M. Moliné y soy Psicóloga y si quieres mejorar en el ámbito emocional te puedo ayudar.

Si estás sufriendo tengo que decirte dos cosas:

La primera es que las personas inteligentes sufren mucho más que las que no lo son tanto.

La mente es muy poderosa y cuanto más inteligente eres, más posibilidades tienes que los razonamientos que te haces sean muy convincentes y te lleven al sufrimiento.

La segunda es que pretender eliminar el sufrimiento con la misma herramienta que lo causa es lo mismo que querer apagar el fuego con fuego.

No funciona.

Necesitas más.

MariCarme M.Moliné, Psicóloga en Vic.

Llamame al +34 722 220 863 y hablemos.

Hay una razón clave del porqué deberías dejar de sufrir.

Y no es el hecho de que dejar de sufrir te alejará de la depresión, que te alejará.

Ni que podrás gestionar mucho mejor tus relaciones de pareja.

O que podrás dejar de sufrir por un pasado que te está amargando la vida, que también.

Ni siquiera el hecho de que cuando dejes de sufrir dejarás de sentir esa angustia que te aprieta el estómago y que te mantiene las noches dando vueltas en una especie de pesadilla que nunca…

Hay una razón más importante del porqué deberías dejar de sufrir, pero déjame que te lo explique de modo que puedas entenderlo bien.

Quiero explicarte el arte de cultivar el bambú y su relación con el sufrimiento.

Tú y yo sabemos que una buena cosecha requiere buenas semillas, buen abono y riego.

Tú y yo sabemos y no somos campesinos que quien cultiva la tierra no se queda impaciente junto a la semilla sembrada esperando y mirando cómo crece o no la planta en cuestión.

Pero lo que yo no sabía y quizás tú tampoco es que hay algo muy curioso que ocurre con el bambú.

Y que, por cierto, también nos pasa a todos los humanos cuando de lo que se trata es de conseguir lo que queremos y que nos da por sufrir cuando no lo tenemos.

Cuando siembras la semilla del bambú, la abonas y te ocupas de regarla constantemente.

Tienes que regarlo todos los días.

Sí.

Cada día tienes que regar el sitio donde has sembrado la semilla del bambú.

Pero durante los primeros meses no pasa nada, en realidad no pasa nada con la semilla durante los próximos siete años, hasta tal punto que un campesino inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Y volviendo a nosotros, los humanos.

Cuando queremos algo y no lo conseguimos, lo habitual es la decepción y el sufrimiento, ¿verdad?

Volvemos al bambú.

Tienes que regar la semilla del bambú durante siete años y a diario y no ves ningún cambio.

Pero después de estos siete años y durante un período de seis semanas la planta de bambú crece más de 30 metros.

Si, 30 metros.

Y aquí es donde viene lo que quiero contarte.

No es que el bambú sólo crece en seis semanas, no, la planta tarda siete años y seis semanas en desarrollarse.

Lo que ocurre es que durante los primeros siete años el bambú despliega un complejo sistema de raíces que le permiten sostener todo ese crecimiento tan grande que sin las raíces no sería posible.

Y en muchos casos la vida funciona igual que crece el bambú.

Sufrimos porque regamos la semilla y vemos que no crece nada.

Y nos cansamos de regar.

Y sufrimos.

La clave es entender lo que realmente te ocurre cuando sufres.

Lo que no conocemos es lo que más nos hace sufrir.

Sufrimos porque no sabemos la semilla que estamos regando.

Sufrimos porque no nos conocemos.

Sufrimos porque no sabemos quiénes somos ni cómo funciona en realidad la vida.

En la vida cotidiana las personas buscamos soluciones rápidas, triunfos rápidos, sin entender que el éxito ( no hay mejor éxito que vivir en sin sufrir)  es el resultado del crecimiento interno y este requiere tiempo y aprender ciertas habilidades que requieren esfuerzo.

Más esfuerzo de lo que estamos dispuestos a hacer.

Pero sobre todo sufrimos y aquí está lo que te quería decir al principio, sufrimos porque no somos libres.

Sufrimos porque no somos libres de elegir entre lo que queremos y lo que merecemos.

Sufrimos porque no somos libres de elegir entre lo que queremos y lo que merecemos.

Las personas queremos comodidad que hemos confundido por felicidad.

Preferimos una pizza a una ensalada, preferimos una tarde de paseo en coche a una tarde de gimnasio entrenando al máximo.

Somos así.

Nos merecemos salud, un buen cuerpo y fortaleza emocional, pero queremos cosas cómodas y faciles.

Nos hemos vuelto esclavos de la comodidad, y entre lo que merecemos y queremos no podemos elegir y vamos a lo que queremos y nos pasa esto porque no somos libres.

Si fuéramos libres podríamos escoger y podríamos escoger lo que merecemos.

Ahora no podemos escoger, solo necesitamos y cuando no tenemos lo que queremos sufrimos.

Si fuéramos libres dejaríamos de sufrir.

Seguimos con ejemplos porque mejor se entiende.

Tú no sufres porque te han despedido del trabajo, aunque pienses que sí.

Tú sufres porque te ves incapaz de encontrar un mejor trabajo, pero es más fácil sufrir que disfrutar de un proceso de transformación profesional que te lleve a un mejor trabajo.

Tú no sufres porque te ha dejado tu pareja, aunque creas que sí.

Tú sufres porque te ves incapaz de conseguir una pareja mejor, que te guste más, que te quiera más y que sea más compatible contigo.

Prefieres sufrir y culparla a ella que disfrutar de un proceso de transformación personal que te lleve a encontrar una mejor pareja para ti.

Igualmente, tú no sufres porque eres feo, o gordo, o bajo, o pobre, o sin piernas… o lo que sea que crees que te falta, aunque opines que sí.

Tú sufres porque te ves incapaz de ser feliz tal y como eres con lo que tienes, prefieres sufrir y culpar al mundo a iniciar un proceso de transformación personal que te lleve a transformar estas supuestas carencias en lo mejor que te haya pasado nunca para poder tener una vida plena y feliz.

Tú sufres porque no eres libre.

sufres porque no puedes escoger lo que te mereces y solo puedes quedarte con lo que quieres.

Y lo que quieres es que no te despidan del trabajo, lo que quieres es que no te deje a tu pareja y lo que quieres es haber nacido rico, guapo y con plena salud.

Por eso sufres.

Este es el real beneficio del no sufrir, poder ser libre.

Aquí es donde quiero llevarte

La manera más sencilla y práctica para dejar de sufrir que ignora a la mayoría de personas que te rodean y que tú puedes aprender: (Ir a un buen psicólogo)

Te ayudaré a comprender el porqué de tu sufrimiento y tratarlo con soluciones prácticas:

Te explicaré conceptos esenciales para entender cómo funciona el sufrimiento y qué hacer para mejorar.

Aprenderás a utilizar el sufrimiento a tu favor y que gracias a él te lleve a una vida mejor.

Aprenderás el poder de la repetición de las acciones correctas sin esperar a un resultado concreto y su increíble poder sanador.

Aprenderás técnicas de relajación que podrás usar en cualquier situación, aunque estés rodeada de gente y necesites estar en silencio. Te será imposible no relajarte.

Entenderás cómo funciona el circuito del sufrimiento y conocerlo te permitirá poner en perspectiva tus preocupaciones y relativizarlas mucho mejor.

Te explicaré por qué sufrir puede amargarte la vida, pero porque no suele ser el problema principal, al contrario de lo que la mayoría de la gente piensa.

Entender esto hará reducir mucho más esa mala emoción que sientes, y te abrirá muchísimas posibilidades nuevas para trabajar la causa real de tu sufrimiento.

La vida es sencilla, es tomar decisiones desde la intuición basada en el propio amor y no mirar atrás.

Entenderás la razón por la que te cuesta controlar los pensamientos negativos, y qué puedes hacer para solucionar ese problema.

Sabrás cómo funcionan verdaderamente los miedos que te paralizan y que tanto te hacen sufrir y por qué no estás solo, no es consuelo, pero el 99% de la gente se pasa la vida huyendo de las mismas cosas sin remedio.

Detectarás los errores mentales que cometes que te están amargando la vida (ya casi todo el mundo en realidad).

Sabrás realizar ejercicios para sacarte de encima el peor error mental que te haces cuando intentas reducir tu sufrimiento.

Sabrás que hacer para dejar de sufrir cuando te encuentres en medio de un conflicto, o en una mala relación, y no sabes cómo gestionarlo sin perder la sonrisa.

Conocerás la fórmula más simple y efectiva para mirarte al espejo y estar orgullosa de ser quien eres y tal y como eres.

Aprenderás cómo vivir en una sociedad que ni te gusta demasiado y que comprendes menos sin estar siempre luchando contra todo o todos.

Aprenderás a evitar que lo que te ocurre te amargue la vida y te sirva precisamente para mejorarla.

Aprenderás a dejar de sufrir por lo que hacen o dejan de hacer las personas que amas.

Sin presión externa, en muchos casos no llegarás a los resultados que esperas, una de mis tareas es presionarte hasta que por ti sola ejecutes y repitas las acciones correctas sin estar pendientes de un resultado en concreto.

Aprenderás a relacionarte con los demás de forma adulta y respetuosa hacia ti y hacia los demás

Aprenderás a relacionarte de forma mucho más sana contigo, sobre todo contigo.

Sabrás decir que no, poner límites y priorizarte sin sentirte mal ni culpable al hacerlo.

Aprenderás a defender tus derechos respetando los del resto.

Sabrás cómo hacer sentir a los demás valorados y respetados.

Sabrás cómo mejorar tu control emocional y conocerás las mejores herramientas a las que podrás recurrir siempre que alguien o algo te haga perder los nervios y la paz.

Aprenderás la manera más honesta y fácil de ganar autoconfianza y valorarte a ti con independencia de lo que piensen los demás.

Entenderás que dejar de sufrir es posible, pero nadie ha dicho nunca que fuera fácil, mira a tu alrededor y observa cuánta gente ves feliz y contenta de verdad.

Entenderás a través de la psicología que ese sufrimiento que tanto daño te está haciendo ahora es una magnífica oportunidad para crecer en amor propio.

Si no estás disfrutando de la vida.
Si sientes que no eres feliz y sufres.
Si te cuesta vivir.
Unas sesiones de psicoterapia te pueden ir genial.

Tienes que saber que estás en un momento muy bueno ya la vez crítico, pero que si eres capaz de salir de tu zona de confort y empiezas un viaje a lo más profundo de ti mismo, posiblemente por ahí empieces a encontrar esa paz que tanto echas de menos.

Preguntas más habituales que me hacéis

¿Cuándo puede durar el tratamiento?

La terapia será corta. Si bien haremos las sesiones que necesites, normalmente en 6 sesiones ya verás cambios importantes, ya que cuando sepas por qué te pasa lo que te pasa la solución estará ya muy cerca.

¿Cómo vas a tratar mi caso en particular?

Cada persona es un mundo y cada caso hay que trabajarlo diferente, por eso tu terapia será un vestido a medida para ti.

¿Cómo funcionará lo que me ocurra entre sesión y sesión?

Yo te acompañaré en todo el proceso. No solo me tendrás en la consulta a tu lado, día a día podrás contar conmigo vía telefónica o vía WhatsApp en todo el proceso que te lleve de la persona que eres y que hace sufrir a la persona que quieres ser.

¿Cómo realizar una primera consulta de psicología?

Puedes contactar conmigo a través de mi número de teléfono +34 722 220 863, WhatsApp 722 220 863 o correo electrónico psicolegvic@gmail.com

Si lo deseas, también puedes reservar una primera visita a través del formulario de contacto al final de esta página.

Te confirmaré mi disponibilidad por correo o telefónicamente lo antes posible.

¿Puedo realizar la sesión de psicoterapia online?

La terapia podrá ser terapia individual o de pareja presencial en mi consulta u online, bien por llamada telefónica o videollamada vía Skype o la herramienta alternativa que mejor te vaya.

¿Cómo organizaremos las distintas sesiones?

El tratamiento más habitual consiste en seis sesiones a razón de una sesión cada quince días.

En caso de una urgencia me llamas cuando lo necesites y en cuanto pueda te buscaré un agujero y te atenderé lo antes posible. En el resto de los casos, reservaremos hora con cierta antelación. También podemos programar una serie de sesiones por adelantado.

¿Cuánto duran las sesiones?

Las sesiones suelen durar una hora, pero no tengo prisa si de lo que se trata es de tu bienestar, no tengo la costumbre de mirar el reloj, tú eres quien importa en estos momentos.

¿Qué me va a costar cada sesión de terapia?

65€ la sesión

¿Cómo procederemos?

La relación que estableceremos dentro del espacio psicoterapéutico se desarrollará en un clima de libertad de expresión, sinceridad, verdadera aceptación y ausencia de enjuiciamiento por mi parte.

Todo esto sumado al trabajo conjunto en las sesiones clínicas, obtendrás unos buenos resultados terapéuticos que te sorprenderán.

El tratamiento consiste en las siguientes fases.

1-Primera visita en la que nos conoceremos e identificaremos el problema y situaremos tu historia y en la que te puedo ayudar.

Concretaremos muy bien cuál es la cuestión y qué objetivo nos marcamos por conseguir y así sabremos si vamos bien o es necesario reajustar.

2-Fase de Desactivación: Dedicaremos estas sesiones a redefinir la cuestión y utilizaremos las herramientas y técnicas que necesites para desbloquear el sufrimiento.

Trabajaremos en la sesión, pero te llevarás cosas que hacer en casa.

3-Fase de Consolidación: En estas sesiones reforzaremos el trabajo anterior a fin de que se trate de un cambio real y profundo y tengas interiorizadas las herramientas necesarias para poder gestionar esta situación que tanto te hacía sufrir.

4-Fase de Seguimiento: Son sesiones más espaciadas en el tiempo para saber cómo sigues y si hay algo que quede pendiente o tenga que ajustarse.

Nos permitiremos analizar tus pensamientos, vivir tus sentimientos y restablecer la conexión con los aspectos desconocidos de tu persona y así aprenderás que te pasa ya gestionar lo que te pasa.

Y tú serás el protagonista, porque en el fondo eres tú quien lo disfrutarás.

¿Es una buena inversión?

La vida es corta y es la única cosa que tenemos, dejar de sufrir y liberarse de los miedos que te hacen sentir, esa tristeza que te está matando la vida es una decisión que solo puedes tomar tú.
Nadie más que tú lo sabes, yo no te insistiré.

Dejar de sufrir es posible y solo tú debes valorar si te vale o no la pena.

Psicòleg Vic

¿Qué dicen mis pacientes?

MariCarme es una muy buena psicóloga y mejor persona.
Después de unos meses de terapia, puedo decir que me alegro muchísimo de haber hecho este proceso con ella, y que le estoy muy agradecido por su tiempo y el trabajo compartido.
Una forma de hacer psicología muy cercana, efectiva; dando herramientas y apoderando, para que podamos leernos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea de una forma más adaptativa y feliz. ¡Buscaba un psicólogo en Vic y ya lo he encontrado!.
Totalmente recomendable.
Robert L.
9 de Gener 2021
Con MariCarme he aprendido muchísimo de mí misma a gestionar emociones y situaciones de manera autónoma, sin dependencia, pero siempre con ella al lado.
Ha sido la primera vez que he podido hacer una terapia sabiendo que estaría en ella un tiempo determinado.
Con una visión honesta y objetiva en todo momento, me ha dado herramientas para resolver situaciones que me causaban ansiedad y estrés, y para poder salir de unas dinámicas negativas.
Agradezco mucho todo el aprendizaje (tanto propio como vital) de estos meses, ha sido muy gratificante.
Carla J
5 de Novembre 2020
Servicio excelente. MariCarme es una psicóloga como pocas, hace tiempo era poco partidaria a acudir a cualquier psicólogo por experiencias negativas de conocidos con sus psicólogos (falta de transparencia de los psicólogos, alargamiento innecesario de terapia, diagnósticos equivocados, etc.).
Con MariCarme no he tenido nada de eso, desde el principio el trato ha sido empático, transparente y adaptado a mi ritmo de confort.
Se nota su experiencia profesional y su empatía por la precisión que tiene tanto al establecer un diagnóstico, así como para encontrar y explicar las herramientas necesarias para superar los problemas psicológicos encontrados.
Maria P.
2 de Desembre 2020
Tenía miedo de encontrarme ante la verdad y tener que separarme de una persona que no tenía nada que aportara a mi felicidad y seguridad personal.
Me sentía atrapada en un lugar y sin salida posible. Y hasta que no aprendí a enfrentarme a mí misma, a amarme, a aceptarme ya respetarme, no pude quitarme la vena que tapaba mis ojos y me di cuenta de lo alegre y genial que podía estar, sin necesitar a nadie.
Era una persona que se veía sin fuerzas para hacer realidad sus sueños y ahora ya no soy la víctima de nadie, ni de mí misma. Gracias MariCarme
Raquel M.
6 d'Ocutbre 2021

Si tú también te sientes atrapada en un lugar sin salida posible y quieres volverte a sentir alegre y genial, mis servicios te pueden interesar.

¿Cómo trabajar juntos?

Es fácil.

Me envías un WhatsApp al número +34 722 220 863 , me dices tu disponibilidad y yo te digo la mía y nos organizamos.

Lo podemos hacer en mi despacho en Vic presencial o por internet vía Skype o lo que a ti te vaya bien

El precio por una sesión es 65€

Para avanzar el trabajo me puedes enviar un e-mail a psicolegvic@gmail.com donde me podrás explicar con todo lujo de detalles qué quieres resolver, si lo has intentado solucionar anteriormente, cuál es tu situación actual al respecto y cuál quieres que sea en el futuro.

Yo lo leo, lo analizo, busco las mejores opciones y soluciones para tu caso particular y nos reunimos un día en mi despacho o por la plataforma online que quieras en una sesión de una hora en la que hablemos de todo esto.

No tendré prisa.

Y ya está.

Y si tienes más dudas o te miras mi web psicolegvic.com donde está todo bien detallado o me remites un email o un whatsapp y yo te lo detallo.

Fácil

Un abrazo.

MariCarme

Contacto

Psicòloga en Vic Colegiada num. 7061

Calle Ramon Sala i Saçala 11, 5è 3ª 08500 VIC

Concertar Visita
close slider

Cuéntame en qué puedo ayudarte