¿Qué es la culpa en psicología?

La tortura de la culpa. Cuando eres tú quien te jueces te condenas y te castigas.

La culpa en psicología no es más que un sentimiento, una emoción que sentimos por una creencia errónea que hemos incorporado en nuestro sistema.

Hacemos las cosas lo mejor que sabemos, tenemos derecho a equivocarnos y escoger intentar hacer cosas nuevas, somos humanos y nuestro sistema de aprendizaje es el error y aprender de él. ¿Por qué somos tan crueles con nosotros mismos?

¿Culpa de qué? ¿De ser cómo eres?, de ser leal a ti? dehonrarte a ti?, ¿de ser falible?, ¿de querer aprender cosas nuevas?, ¿de qué te rechacen? ¿De decir no cuando quieres decir no ?

HACER SENTIR CULPA ES QUERER CONTROLAR AL OTRO

¿Cuántas veces has oído o has dicho: « después de todo lo que he hecho por ti, así me lo pagas

confundimos maldad con error

No te puedes sentir culpable por no saber hacerlo mejor

¿Por qué nos culpamos tanto cuando no somos realmente culpables?

Nunca o casi nunca hemos hecho algo con el propósito y la voluntad de hacer daño a alguien.,

Perdónate a ti mismo!!

No pasa nada, eres humano y ahora ya has aprendido a ser amigo de tus errores, ahora ya sabes que equivocarse no es un crimen contra la humanidad como quieren hacernos creer.

¿Te sientes culpable por algo que has hecho?

Nada es más infantil que oír culpa.

Han programado desde muy pequeños para creer una serie de creencias que sólo nos perjudican pero que se mantienen sumisos , obedientes y esclavizados a unas normas sociales que demasiadas veces nos mantienen en la ignorancia y el sufrimiento y demasiadas veces no es más que habernos perdido en unos valores, conceptos y dogmas que ni siquiera nos hemos cuestionado.
Ya es hora de hacerlo, ¿verdad?

Nos han dicho hasta la saciedad que el amor es sacrificio y renuncia y que debo llevarme bien, sobre todo esto, llevarme bien.
Y es entonces, cuánto para llevarme bien y ser un buen niño hago cosas que no quiero hacer pero que las hago para que los demás vean que yo soy un buen niño o porque aquellos que amo y «me quieren» no sufran.

¿Cuántas veces has oído o has dicho: después de todo lo que he hecho por ti, así me lo pagas ?.

¡Y nos pasamos la vida diciendo si cuánto queremos decir no, nos pasamos la vida haciendo cosas que no queremos hacer y las hacemos para ser buenos niños, para ser buenas personas y para creer que así aquellos que amamos no sufrirán nunca más!

¿Cómo dejar de sufrir el sufrimiento emocional si no eres capaz de hacerte cargo de ti mismo?

Cuando lees esto no te das cuenta de que es muy infantil vivir así ?

"Haz sentir culpable a tu enemigo y dominarás su voluntad"
Napoleón

El sentimiento de culpa en psicología

Sentirse culpable es ser el verdugo de ti mismo

La culpa implica un juicio previo y el juicio supone una condena y la condena un castigo.

La culpa implica un odio profundo a ti mismo,

implica un profundo desconocimiento de quien eres,

implica una rigidez profunda,

implica no entender nada de nada, ni cómo funcionan los procesos de aprendizaje, ni quiénes somos realmente.

Nunca hemos hecho algo con el propósito de dañar a nadie,

hacemos cosas que no sabemos hacer y nos equivocamos y esto es natural y saludable, de lo contrario nunca avanzaríamos en nada,

hacemos cosas que queremos hacer y que puede ser por algún otro no sale beneficiado y nos critica o sufre pero nunca o casi nunca hacemos algo expresamente para hacer daño a nadie, y sin embargo actuar esto nos sentimos culpables casi siempre por multitud de cosas que sólo son actos que hacemos en beneficio propio para honrarnos a nosotros mismos, para defender nuestra esencia, nuestras necesidades y nos sintamos culpables.

La culpa es que, sin importar lo que hagas, tu mente ya te dice que deberías hacer otra cosa, normalmente cosas que benefician a otros y te perjudican a ti.

¿por qué me siento culpable de todo?

Duele tanto la culpa que no soportamos sentirnos culpables

Y la proyectamos en los demás, intentamos por todos los medios que la culpa de lo que ocurre siempre la tenga otro.

La función principal de la culpa es que te paraliza, es que impide que sigas probando cosas nuevas, es que renuncies arriesgarte, es que renuncies a lo que realmente tú quieres para renunciar a favor de lo que quieren los demás, la culpa es y ha sido una de las principales formas de manipular a los demás.

Pocas cosas hacen sentirse tan mal como sentirse culpable y es muy fácil a través de la culpa controlar a las personas de tu entorno, sobre todo a las que más te quieren.

Por eso está tan extendida.

me siento culpable y mala persona

Entendamos que es esa emoción tan tóxica

Se produce un acto y seguidamente pasamos a realizar una interpretación y valoración negativa.

Valoramos este hecho desde un punto de vista en el que consideramos que no es bueno, le juzgamos, lo interpretamos, lo valoramos y le damos una valoración negativa.

Y esta valoración nos lleva a la emoción negativa, paralizante, dolorosa, que nos pesa, que es una losa y se vuelve cíclico, y lo repites, es como una tortura y está ligado a tu educación, sistema de valores y esquema moral .

Depende de estas creencias que algunos hacen cosas muy malas y no se sienten culpables y otros hacen cosas que no son ni buenas ni malas, pueden ser errores que no puedes evitar porque todos hacemos las cosas tan bien como sabemos, desde la propia libertad pero como no se aman o creen que son responsables del sufrimiento o de la felicidad de los demás se sienten culpables del sufrimiento de otro , cuando es ese otro el que tiene la única responsabilidad de aprender de la situación por no sufrir.

¿Por qué me siento culpable?

Te puedes equivocar y te sientes culpable y otros hacen cosas voluntarias y que pueden hacer daño a otros y no se sienten.

El proceso es el siguiente:

-Haz un acto libre,

-autovaloración negativa,

-sentimiento de culpa,

-emoción de dolor intenso paralizante.

Nuestras creencias, valores y moral nos puede llevar a un sufrimiento absolutamente innecesario porque nada que puedas hacer lo mejor que sabes hacer, desde tu estado evolutivo y de acuerdo con tu esencia es motivo al que te sientas culpable de nada, pero tu sistema de creencias te lleva a confundir términos de forma muy sutil y te lleva a un sentimiento de culpa de que una vez los tengas claros no te va a pasar nunca más.

La culpa no sirve para nada, sólo te hace sufrir, te castiga, no ayudas a nadie, no reparas nada, no aprendes.
Además culpable más paralizado estás y más paralizado sigues y no solucionas nada.

A menos autoestima más culpa, a más rigidez más culpa, a más juzgar más culpa, a más dualidad más culpa, a más condena más castigo y más culpa en un ciclo infinito.

En caso de que pasen seis meses y no encuentres una solución por ti mismo, un psicólogo puede ayudarte.

"La culpa te hace carcelero y prisionero de los demás."

La culpa es sólo una emoción basada en un pensamiento que se origina de acuerdo a las creencias que tienes de lo que es para ti la realidad.

Identifica realmente que ha ocurrido.

¿Qué ha pasado realmente?

¿Has hecho algo desde tu libertad que te conviene a ti pero que a otro se siente perjudicado o sufre?

¿Has hecho una negligencia? ¿No querías hacer daño y desgraciadamente alguien ha sufrido?

¿Has cometido un error por no saber más o por agotamiento?

¿Has bajado la atención porque te has despistado?

¿Ha sido un malentendido o una casualidad?

¿Tenías realmente voluntad de hacer daño y perjudicar?

No puedes sentirte culpable por tomar decisiones que te honren a ti, que te beneficien a ti.

No puedes anteponer las necesidades de los demás a perjudicarte a ti, si te sientes culpable por eso tienes una muy baja autoestima y necesitas trabajarla a fondo.

No te puedes sentir culpable por no saber hacerlo mejor

No puedes sentirte culpable por intentar hacer cosas nuevas que no controlas.

No puedes creer que lo sabes aunque equivocarte es grave, entender que el error es la forma que tenemos los seres humanos para aprender es no entender demasiado nada, si crees que el error es malo y te culpas, nunca aprenderás nada que valga realmente la pena, te mantendrás siempre en la inmovilidad total.

No puedes creer que no tienes derecho a equivocarte, no puedes pensar que no intentas siempre hacer las cosas lo mejor que puedes y sabes, en función de tu naturaleza y evolución personal.

Sólo podría entenderse la culpa si voluntariamente has infligido dolor en otro pueden evitarlo.

Sólo se podría comprender la culpa si voluntariamente te haces daño a ti si acaso.

Pero nunca voluntariamente te duele porque no sabes amarte y así no depende de tu voluntad, no sabes más y lo que tienes que hacer es aprender y no sentirte culpable.

En muchos casos no se culpa lo que sientes, es no aceptar tus limitaciones, es no agarrarse las cosas más a broma, es ser muy rígido, es creer que la responsabilidad de la felicidad de los demás es tuya, es creer que tú puedes hacer daño a alguien, es no entender que la única responsabilidad de la felicidad del otro es de ese otro, es no entender que eres libre y que te debes a ti y para honrarte a ti no puedes hacerte sentir culpable y si alguien tiene algún sufrimiento por ti ejercer tu libertad el problema lo tiene el otro y no tú.

Tú no puedes no escapar de la cárcel por pena a que tu carcelero pierda el trabajo y si te sientes culpable por eso te quieres muy poco y tienes unas creencias muy tóxicas hacia ti.

que hacer cuando sientes culpa?

Cuando te sientas culpable de algo, preguntate si es tu responsabilidad.

Tú no puedes ser responsable en ningún caso del sufrimiento de nadie y más cuando lo que has hecho no tiene intención de hacer daño a nadie sino de ser libre , de ser auténtico, de alinearte con tu esencia, o decir tu verdad por cruel o triste que pueda parecer y defenderla.

Discrimina qué hecho real se ha producido, no es lo mismo un error que el deseo expreso de dañar a alguien.
¿Que ha pasado realmente ?.

Sentirte culpable por hacer lo que sientes que tienes que hacer aunque pueda perturbar a alguien significa que eres muy rígido, muy autodestructivo porque la culpa sólo genera dolor, condena, castiga y demuestra muy poco amor hacia ti mismo y una gran infravaloración si valoras más lo que los demás piensan de este hecho desde su egocentrismo personal al que tú crees que debes hacer con tu vida y libertad.

Es necesario trabajar la culpa con psicología.

Muchos ya desde pequeños hemos vivido siempre con el «trae’t bien «, con la culpa, el victimismo, el amor condicional al que seas un buen niño, el sacrificio, la renuncia y nos han dicho hasta la saciedad que el amor es renunciar en muchos casos a tu felicidad para proteger la felicidad de quienes nos aman y amamos.

Sentir culpa es también ser muy rígido y muy dogmático, deja de sobrevalorar este hecho, todo es relativo., nada es demasiado grave ni importante para que te lo cojas tanto en serio, todo es relativo igual incluso es bueno, todo depende, todo ocurre , además en realidad los hechos y las circunstancias son neutras, no son ni buenas ni malas porque depende de lo que observa.

Flexibiliza tu postura, es típico de los perfeccionistas y rígidos, los más flexibles sufren menos.

Reparte responsabilidades, ¿es toda tuya la responsabilidad? ¿Eres tú el único responsable de todo esto?
Y lo más importante, ser responsable de tu vida, asumir la responsabilidad de vivir en el mundo

Es tener tolerancia al error, es entender que el error es parte de tu aprendizaje y necesario, tienes derecho a equivocarte, debes equivocarte si quieres evolucionar, haces las cosas tan bien como sabes y eres humano y te equivocarás a menudo.

Aceptar todo esto te permite dejarte de culpar, entender que la única forma de aprender es equivocarte antes y asumirlo , y vivir con el error con normalidad y no confundir con la culpa ni con la responsabilidad propia de hacerte a ti feliz y al no interferir en la responsabilidad del otro en hacerse feliz a sí mismo y no sentirte culpable por una responsabilidad que en realidad no te corresponde, no hay otra forma.

Dejar de sentirte culpable por el error y dejar de sentirte responsable de la felicidad de los demás y si de la tuya es madurar, es crecer , evolucionar y sabiduría.

"Las únicas personas realmente felices son las que se han equivocado mucho, han aprendido de los errores sin culparse por aprender.

Si te equivocas te abres a otras posibilidades vitales y si no sigues haciendo lo mismo toda tu vida y no evolucionas."

La responsabilidad es tener tolerancia al error.

Es hacerte amigos de los errores, buscarlos y aprender de ellos sin culpa ni pérdida de autoestima.

Es entender que los errores son parte de tu aprendizaje y como tales deberías apreciarlos si tienes una buena autoestima.

Es entender que no debes querer alejarte de ellos ni dejar de tenerlo, si te alejas no aprenderás y si te quieres bien lo que querrás es aprender.

La única forma de aprender soluciones y estrategias vitales diferentes y mejores las que conoces es haberte equivocado y asumirlo, no hay otra forma.

Hacerte amigo de tus errores, buscarlos y alentarlos y entenderlos no como un atentado contra tu valor sino como un incremento en tu valor es aceptarlos, valorarlos, alentarlos y en ningún caso avergonzarte te de ellos o pedir perdón por haberlos cometido, es estar muy orgulloso de tus errores porque sin ellos te sería imposible crecer, evolucionar.

Criticar tus errores cuando sólo puedes aprender de ellos es un atentado contra tu crecimiento, y tu autoestima y no entender nada de cómo funciona tu vida.

siento culpa por algo que hice

Tú no eres esponsable de la felicidad de nadie.

La culpa es en realidad otro gran fraude.

No existe tampoco, sólo en nuestra mente ignorante, débil y esclava.

Hacer las cosas tan bien como sabes , desde tu autenticidad y esencia, buscando satisfacer tus necesidades y satisfaciendo tus propias expectativas.

¿Desde cuándo ser libre es ser culpable de algo?

Cuando alguien sufre porque tú desde tu libertad no has satisfecho sus expectativas no es motivo de culpa sino de alegría, porque en realidad acabas de hacerle un gran favor al otro.

Entender que nadie duele a nadie, es entender que la culpa no es posible.

Ser auténtico, honrar tu esencia y provocar con ello el sufrimiento a otro, sentirte una mala persona y por tanto culpable es un error conceptual grave.

Más que hacer daño a otro te has convertido en el suyo un maestro espiritual, le estás ayudando a crecer, le estás ayudando a que desde su sufrimiento aprenda y vea que algo le falta aprender.

No sabrás cómo superar una ruptura amorosa sino comprendes la inutilidad de la culpa.

Liberado de la culpa porque no has hecho daño a nadie, no puedes hacer daño a nadie como no puedes hacer feliz a nadie ya la inversa, creer esto es empezar a ser libre y liberar a los demás.

¿por qué siento culpa?

Confundimos error con maldad

El error no es hacer algo voluntariamente para dañar.

No puedes culparte por hacer las cosas lo mejor que sabes.

No puedes culparte por ser humano y falible.

No puedes culparte por tener la naturaleza que tienes y el estado evolutivo que tienes.

No puedes quitarte el derecho a equivocarte para poder aprender y crecer.

No puedes negar la realidad que sólo se aprende probando y errando hasta que dejas de errar.

No puedes aceptar que se nace enseñado y que errar es malo cuando sólo errante puedes dejar de errar.

No puedes inmovilizarte al no error por no errar y así no tener que culparte del error.

Un error no es una maldad de la que debes culparte.

Respetar tu esencia y actuar en consecuencia no es una maldad de la que debes culparte.

Si alguien se perturba por eso tiene que ver con él y sólo él puede trabajar.

Ser libre y actuar en consecuencia aunque no beneficie a otro no es motivo para culparte a ti del sufrimiento ajeno, si alguien se perturba por ejercer tu libertad es un camino que debe recorrer el otro, no tú .

Si alguien se perturba no tiene nada que ver contigo, tú no puedes perturbar a nadie, no tienes ese poder, pero si te sientes culpable por la pertubación del otro, ese otro si tiene el poder de controlarte a ti.

Tu responsabilidad es respetar tu esencia, tu responsabilidad es ser libre y auténtico, tu responsabilidad es aprender y evolucionar y el camino es equivocarte por aprender y nada de esto puede hacerte sentir culpable de nada.

Solo deberías hacerte responsable pero no culparte no por castigar sino por reparar el daño causado si de manera voluntaria y premeditada haces algo sólo y exclusivamente para hacer daño a alguien.

soltar la culpa es hacer un cambio de creencias

Los errores son la parte más básica de lo mejor de ti.

Nos escondemos los errores, nos avergüenzamos de ellos, vamos con una máscara y vendemos al mundo que somos perfectos y hemos sido perfectos siempre y que hemos nacido aprendidos .

Vendemos al mundo que nunca nos hemos arriesgado por caminos desconocidos porque ya los conocemos todos, vendemos al mundo que hemos vivido siempre sin errores, sin riesgos , sin nuevos caminos inexplorados por conocer.

Tener claro que el error es básico, necesario, imprescindible para mejorar, para crecer, para evolucionar, para pasar de la ignorancia a la sabiduría, del sufrimiento a la paz.

No te creas que nadie se equivoca y que sólo eres tú lo que se equivoca.

Y como quieres ser como los demás que te crees que nunca se equivocan , por no equivocarte no decides y al no decidir te quedas en tu cárcel conocida perfecta de cristal donde el error no existe.

Las personas más felices f se han equivocado y mucho y han aprendido de esto.

Hazte amigo de tus propios errores, esto es madurar, esto es ser responsable de ti, de lo que eres, eres lo que eres gracias no a tus errores pero sí de lo que has aprendido de ellos.

Los errores no te definen, lo que te define es lo que has aprendido de ellos, siente orgullo por este aprendizaje, gracias a eso eres lo que eres, mucho mejor que antes de cometer estos errores.

La tortura de la culpa.

Error es abrirte a otras oportunidades de vida gracias al aprendizaje de este error porque sin error no hay dolor y sin dolor no hay aprendizaje a menos que prefieras culpar a otro de ese dolor y después aquí sólo está el error, el dolor y la culpa hacia ese otro pero no hay nada bueno para ti.

Tú no eres tus errores sino lo que has aprendido de esos errores.

El error es necesario si quieres aprender cosas nuevas.

Si tienes una buena autoestima querrás aprender cosas nuevas.

Si te culpas cada vez que fallas dejarás de querer hacer cosas nuevas por el dolor que te causa la culpa cada vez que te equivoques.

Si haces algo que ya sabes hacer, nunca te equivocarás, y aprender de los errores es lo que te permitirá hacer esa cosa nueva bien algún día.

Nunca se aprende en la primera como no se recuerda en la primera un libro que se lee, entender el proceso de aprendizaje es conocerte a ti.

No somos el error que hacemos, somos la suma de lo que aprendemos de estos errores.

Mejorar es errar si aprendes de esto, si no te culpas, si no te condenas, si no te castigas, sino culpas a otros y te haces responsable de las consecuencias de tus actos.

El error puede llevarte a una valiosa lección.

culpa, psicología y mente

Tengo derecho a cometer errores y no tengo que justificarme por eso

Nadie hace las cosas mal porque quiere hacerlas mal.

Todos hacemos las cosas tan bien como sabemos desde el respeto a nuestra esencia ya nuestra evolución personal, otra cosa es que eso que tú haces otro desde su égocentrismo juzgue esta acción tuya como error porque a ella no le beneficia .

Como te creas esta versión y la antepongas a la tuya caerás en la autoculpa , y el otro te controlará a través de ella.

Entender que la realidad es neutra y que cada uno la juzga desde su propio beneficio personal no debería hacerte sentir culpable en ningún caso, aprender de ella si crees que ha sido un error o ratificarte en eso si crees que sólo te sientes manipulado por ese egocentrismo externo.

Tienes derecho a cometer errores y no tengo que justificarme por eso porque somos humanos, somos falibles, sólo aprendemos a través del error.

Tenemos derecho a cometer errores cuando estamos aprendiendo cosas nuevas, o cuando conocemos a personas nuevas o relaciones nuevas.

Siempre que haya algo nuevo en tu vida que sea diferente a tu experiencia anterior, te puede producir un error, necesario para aprender, además juegan siempre muchos factores circunstanciales que son imposibles de controlar.

Es imposible saber que hacer ante una circunstancia nueva en la que intervienen egocentrismos múltiples y acertar para todos, aprender y no culpar por más juicios que recibas.

Ante un error la culpa es inadecuada, la culpa sólo sería apropiada para motivar una repación en caso de haber hecho a conciencia una conducta encaminada y consciente de dañar a alguien.

Un error nunca nos hace peores personas sino mejores.

La moral, los valores, la dualidad y el egocentrismo es muy cruel con aquellas conductas ajenas que no nos benefician, le decimos maldad a lo sumo puede ser un error o un legitimo interés del otro en ejercer su condición de persona libre y tomar decisiones encaminadas a amarse a sí mismo.

Nunca eres una mala persona por cometer un error.

Nunca es un error ni una maldad hacer una conducta que honre tu esencia, que te prioriza a ti, que respete tu libertad, que se alinea con tu naturaleza por más que sea jugada y criticada desde del egocentrismo ajeno, la dualidad o la moral ajena o las creencias de los demás.

¿Quieres hablar?

Pide una consulta para aprender a dejar de sufrir

"En una sociedad libre y sana el error se premia, ¿cómo puedes saber algo si no te has equivocado alguna vez al respecto?"

¿El fracaso, el error es aprender, si no has fracasado que has aprendido?

El fracaso el error debería alegrar la vida, has aprendido alguna valiosa lección que nunca podrías adquirir de otra forma."

¿por qué cuando digo no me siento culpable?

Sentir culpa es caer en la trampa del victimista

La trampa funciona así de fácil y bien.

Aprender a ser feliz por uno mismo es un camino largo y pesado y en ningún caso fácil.

Es por eso y por una profunda ignorancia que el victimista elige erróneamente creer que su felicidad está en los demás y por tanto el sufrimiento que él puede sentir también está en los demás.

¿Cómo actúa un victimista? (os tengo que decir que el victimismo es la manera de vivir, sentir y creer de la mayoría de la sociedad, por eso la mayoría de las relaciones que vivirás serán con personas que piensan así).

El victimista es una persona que vive egocéntricamente, o sea, valora todos los hechos de la vida en función de si éstos le benefician a él o no y en este caso, los juzga, los sufre y busca culpables, siempre fuera de sí mismo , es por eso que nunca puede aprender nada y se perpetúa en ese rol tan triste y cruel como verás.

Y cuando sufre la culpa puede aparecer en este otro de forma muy automática, no hace falta ni siquiera que haga una gran explicación, debes saber que el 80% de lo que expresamos es a través de la comunicación no verbal, pero la información es comunica igual o mejor que con las palabras.

El victimista sufre por la conducta que hace otro desde su libertad y evolución personal y ese sufrimiento provoca normalmente en el otro (sobre todo si son relaciones cercanas) un sentimiento de culpa que en muchos casos es tan intenso que paraliza a lo que la siente y deja de hacer lo que quería hacer para hacer lo que no quería hacer pero que produce placer a victimista.

Caer en esta trampa es muy habitual y muy fácil y más con las creencias que tenemos incorporadas en el cerebro, la mayoría somos victimistas y creemos que nuestra felicidad está en lo que hacen los demás pero al mismo tiempo y en contrapartida también nos sentimos culpables si los nuestros actos causan sufrimiento en otro que además apreciamos y amamos.

Son dos caras de la misma moneda, si eres victimista, si crees que los demás tienen el poder de hacerte sufrir, también creerás que los demás tienen el poder de hacerte feliz y así es muy fácil sentir culpa cuando te das cuenta que un hecho tuyo produce un sufrimiento en el otro.

La culpa es lo que te impide actuar en libertad, ser auténtico y te lleva a un sitio donde sólo hay sufrimiento y ausencia de esencia.

Esa parálisis, ese hacer lo que no quieres hacer y dejar de hacer lo que si querrías hacer, tampoco ayudas en nada al victimista al que crees hacer feliz, el victimista verá reforzada su creencia, vivirá en una felicidad ilusoria y nunca podrá ni podrá cambiar estas creencias tan tóxicas y tan limitante para todos.

psicología de la culpa

Elimina el sentimiento de culpa y el remordimiento de tu vida

La culpa no sirve para nada más que para castigar, dice mucho de cómo te quieres y cómo quieres a los demás, dice mucho de cómo te jueces y de cómo jueces a los demás.

Si te culpas a ti por haberte equivocado o por hacer actos que te honran a ti pero que a otro no le beneficia dice muy poco de tu autoestima pero a la vez eso mismo que te haces a ti será lo mismo que exigirás a los otros y tampoco es una manera nada amorosa de relacionarse porque siempre estarás a la vez culpando, condenando y exigiendo dejen de hacer lo que quieren para que hagan lo que tú quieres.

La culpa es sólo condena, castigo .

La culpa dice mucho de tu poca comprensión hacia ti y hacia los demás.

Cambia la culpa por la responsabilidad de aprender de tus errores, por la responsabilidad de hacerte amigo de tus errores, por hacerte responsable de cuidar de ti y dejar que el otro sea el responsable de cuidar de él y no interferir en esta evolución, si te culpas dejas que ese otro sufra pero a la vez evitas que aprenda de ese sufrimiento y pueda dejar de ser un victimista y pueda aprender a ser un hombre libre liberado de la culpa para siempre.

Cambia la culpa por reparación.

Deja de ser tan soberbio y deja de interferir en la evolución personal de los demás evitándoles un sufrimiento que les puede permitir evolucionar a estados mentales menos tóxicos y menos dependientes que el egocentrismo y que también les permita ser capaces de amarle se y de ser felices por ellos
mismos.

No confundas error y maldad por el victimismo de los demás que sólo pretenden controlarte por no saber o querer gestionarse por sí mismos.

Si no juegas al juego del victimista y del culpable y no cedes a su chantaje permites que a través de su sufrimiento rompan el miedo al cambio y se permitan aprender a ser felices por sí mismos.

Deja de ser melodramático, deja los sentimientos y emociones y tus creencias culpabilizadoras y castrando aprendidas en la familia, la escuela, la religión y la sociedad.

Usa la razón de entender que haces las cosas lo mejor que sabes, que quieres aprender cosas nuevas y para ello necesitas el error, que eres un ser humano y no una máquina y tienes derecho a equivocarte si quieres mejorar y aprender y que respetas el proceso natural de aprendizaje de los seres humanos que es prueba y error.

Ten la capacidad de razonar y de discernir entre maldad y error, la razón de discernir entre culpa y reparación, la razón de discernir entre hecho neutro y egocentrismo, la razón de entender que usted no puede ser culpable de la igonoracía del otro que sólo puede superar ese otro con esfuerzo y dedicación.

la emoción culpa es una emoción basada en una creencia equivocada que debes corregir

¡Perdónate a ti mismo!

Responsabilidad, me he equivocado, ¿y que?

¿Qué debo reparar? ¿Qué he aprendido?

Agradecer la lección.

Actuar si es necesario y puedes reparar algo.

No interferir en el sufrimiento-crecimiento de los demás si esta conducta ha perturbado a otro por un exceso de égocentrismo o apego o victimismo que sólo le incumbe a ese otro.

Respetar el sufrimiento y esperar a que sea lo suficientemente fuerte para que le haga superar el miedo al cambio y le permita evolucionar a un estado de menos apego menos victimismo más resonsabilidad más autoestima y más capacidad a ser feliz por uno mismo.

Perdónate a ti mismo!!

¿Has cometido un error?

No ocurre nada, eres humano y ahora ya has aprendido a ser amigo de tus errores.

Nada te hará crecer más que cometer muchos errores en la vida y aprender de ellos, pero acepta sobre todo el error como algo necesario y conveniente para todos y para hacer de este mundo un mundo mejor, equivocarse y aprender del error y seguir viviendo y seguir cometiendo errores y aprendiendo de ellos, sin culpa nunca más, buscando los errores porque junto a ella hay una valiosa lección que sin el error sería imposible de asimilar.

¿Has cometido un daño de forma voluntaria e intencionada?

Pide disculpas y repara y aprende, sobre todo aprende por qué has hecho lo que has hecho, averigua que tienes dentro de ti que te ha llevado a hacer lo que has hecho, averigua cuál es la programación que tienes incrustada en tu mente que te provoca hacer estos actos y aprende por no hacerlos más, pero no te culpes, no te juzgues, aprende y perdonado y sigues adelante sin mirar más atrás y sin sentir culpa por nada porque la culpa te castigará pero no te hará aprender nada de nada.

Mira hacia adelante y no dejes que tu futuro esté hipotecado por tu pasado , no puedes cambiarlo, puedes perdonarte, puedes pedir perdón y repararlo.

No interferir y permitir el sufrimiento de los demás si es lo que debe ser para que ese otro evolucione
.
¡Adelante! !!

«El pasado pisado «

psicoleg a vic maricarme

MariCarme M. Moliné

Soy Psicóloga Clínica, especializada en las conductas en el ámbito de la pareja. Me ha fascinado siempre la psicología porque me ha fascinado la mente humana, y cómo la psicología es la ciencia de la conducta y la conducta siempre se puede mejorar y reaprender, la esperanza de mejorar la vida de las personas es una experiencia apasionante e irrepetible.

¡Gracias por tu confianza, espero haberte ayudado! Y si quieres seguir leyendo contenidos, aquí tienes otro post que también puede serte de utilidad.

Deja un comentario

Concertar Visita
close slider

Cuéntame en qué puedo ayudarte