Cómo ser feliz en la vida

Com ser feliç a la vida

Todos queremos ser felices y todos nos preguntamos qué hacer y debemos entender que en tus creencias está la respuesta.

¿Quieres aprender a ser feliz?

La felicidad se enseña y aprende.

Nadie dijo que ser feliz fuese fácil.

La felicidad se enseña y aprende y se puede ser feliz o no en función de si quieres ser feliz y si aprendes a ser feliz y si sabes ser feliz y en este camino hace falta un esfuerzo por tu parte.

¿Qué crees? ¿Qué ser feliz es sencillo?

Ser feliz es tan simple y tan complejo a la vez, como saber gestionar bien tus emociones, tus pensamientos y conductas.

Que te queden claras ante todo estas 6 premisas básicas iniciales:

1. El objetivo de tu cerebro es la supervivencia de tu cuerpo y es «feliz» (te sientes bien) cuando lo consigue.

2. Tu felicidad es un compromiso contigo mismo y sin respeto a ti mismo, sin un buen acto conocimiento personal, sin un buen desarrollo de tus habilidades asertivas (relacionar en igualdad, sin conductas sumisas ni agresivas), y sin esfuerzo personal en aprender ciertas habilidades y conocimientos y ponerlas en practica una felicidad real no es posible, antes de pretendre ser feliz deberías saber cómo Superar el Sufrimiento y desde aquí avanzar.

3. Este compromiso con uno mismo, ese respeto a uno mismo, ese ser fiel a tus intuiciones, sueños y proyectos todo que, en ocasiones puedan suponer en ti o en los que te rodean dolor, tristeza, tensión o desorientación.

Todo esto se entiende mucho mejor cuando se observa desde una perspectiva más amplia , cuando comprendemos que nuestra libertad, nuestra verdad, nunca y en ningún caso duele realmente en la vida de los demás aunque a veces los demás utilicen tácticas victimistas y conductas de dependencia emocional para manipular en beneficio de su propio egoísmo.

4. La felicidad es algo muy subjetivo y persona y no hace falta justificarlo ante nadie. Lo que a mí me hace feliz, puede que a otros no.

5. La felicidad se puede vivir como un estado emocional ( nos sentimos « felices» ) , como una conducta y una actitud ante la vida (decidimos» ser «felices) y además no son excluyentes, y podemos activar simultáneamente.

"Nadie dijo que ser feliz fuera fácil"

¡Puedo aprender a ser feliz!

La adecuada gestión emocional que no es fácil pero que se enseña y se puede aprender si te esfuerzas y practicas lo suficiente hará que esta expresión desaparezca de tu vida para siempre.

Para ser feliz todos los días es necesario saber cómo funciona nuestro cuerpo

El primer paso hacia la felicidad tiene que ver con la capacidad que tenemos de amarnos, respetarnos, aceptarnos y cuidarnos adecuadamente sin falsas empatías y sin caer en el chantaje emocional del egoísmo ajeno.

Vamos a ver sus aspectos básicos:

Quiero ser feliz y no puedo. ¿Por qué?

1. El cuerpo es una extensión de nuestro cerebro, no al revés. Con un cuerpo listo, nuestro cerebro funciona significativamente mejor.

2. No podemos ser felices si no tenemos hábitos que permitan a nuestro cuerpo regular adecuadamente y funcionar impropiamente: buen dormir, buena comida, buen ejercicio, buen descanso.

3. Muchos desequilibrios emocionales mejoran o desaparecen cuando se recuperan hábitos saludables y equilibrados.

4. En el origen de muchas enfermedades se encuentran simplemente una serie de malos hábitos.

5. No podemos ser felices dando a nuestro cuerpo un trato incorrecto.

Para ser feliz es necesario reaprender a saber cómo funciona tu cerebro

Conocer nuestro cerebro, que es el instrumento con el que gestionamos nuestras vidas, es fundamental para dar un sentido a nuestra existencia.

Conocer el funcionamiento del cerebro nos ayuda a tener una vida plena.

Cuando comprendemos dónde se está produciendo un bloqueo, o una instrucción, y podemos corregirla, podemos seguir adelante con nuestra vida.

No hace falta utilizar más de nuestro cerebro, sino saber utilizarlo mejor.

Y por eso, hay que saber cómo funciona, cuáles son sus elementos, que indican y cómo gestionarlos mejor.

El cerebro está continuamente enviándonos señales a través de los sentimientos y que deberían permitirnos adaptarnos adecuadamente a cada uno de los contextos (circunstancias y relaciones) en los que nos encontramos, sean de la naturaleza que sean.

Pero muchas veces, no las interpretamos correctamente, no damos las respuestas adecuadas, y la vida puede llegar a convertirse en una tarea muy tortuosa.



Psicólogo en Vic

Diferencias entre sentimientos, emociones y conductas

Las emociones son señales que emite nuestro cerebro para que nos adaptemos a un contexto.

No existen emociones positivas ni negativas. Todas son maravillosas porque nos permiten tomar las decisiones más adecuadas (si sentimos amor, es que estamos en un entorno positivo para nosotros; si tenemos miedo, es que estamos en un entorno peligroso para nosotros).

Todas las emociones son transitorias , y las vamos sintiendo a lo largo del día en diferentes intensidades, según debamos ir resolviendo diferentes situaciones.

Por ejemplo, es necesario que nos enfademos para poder marcar los límites en una situación abusiva.

¿Cuáles son los sentimientos básicos que emite nuestro cerebro?

1. El miedo , que para nuestro cerebro significa «no sé» ( por ejemplo, no sé cómo cortar con mi pareja « ), bien gestionado es fabuloso: nos indica lo que no sabemos y debemos aprender.

2. La ira es una de las emociones que gestionamos peor y nos avisa de que debemos defendernos de una situación o circunstancia peligrosa.

Ira y agresividad no son lo mismo. La ira (enfado) es una emoción, y la agresividad es una conducta.

Hay gente que es agresiva no sólo cuando está enfadada, sino también cuando está triste, cuando teme, o incluso cuando está feliz o eufórica. Por tanto, lo que hay que corregir es la conducta, no la emoción.

3. Tristeza y depresión no son lo mismo. La tristeza, por ejemplo, nos permite asumir las pérdidas a través del duelo y de la aceptación a través del tiempo, nos permite curar las heridas de la mente al igual que el tiempo también cura las heridas del cuerpo si adoptamos la conducta adecuada (si no desinfectamos la herida o seguimos hurgando en ella, el tiempo sólo la infectará más y empeorará) en cada caso concreto y marcarnos nuevos objetivos, y seguir adelante.

4. El amor es lo que sientes cuando eres capaz de establecer relaciones de calidad, contigo mismo y con quienes nos rodean, incluida la naturaleza y los seres vivos que complementan nuestra naturaleza.

El sentimiento de amor es sentir paz, serenidad y confianza en uno mismo y en quienes nos rodean.

¿Qué son las conductas?

Las conductas se aprenden y enseñan y ejecutan bien o no y con un buen aprendizaje y esfuerzo personal podremos gestionar las señales que nos da el cerebro en forma de sentimientos mucho mejor.

El amor es un sentimiento, y amar es una conducta.

La ira (enfado) es una emoción, y la agresividad es una conducta.

El miedo es un sentimiento y cómo gestionamos el miedo es una conducta.

La alegría es un sentimiento y el desenfreno es una conducta.

¿Qué nos impide ser felices?

Nuestras expectativas y creencias

Nuestras expectativas y creencias interiorizadas sin haberlas analizado objetivamente desde nuestra propia naturaleza y que no son más que pensamientos incorrectamente enunciados.

La gestión de los sentimientos

Primero existe un detonante externo que el cerebro interpreta con un sentimiento positivo o negativo y un buen aprendizaje en la gestión de ese sentimiento supone la ejecución de una conducta determinada en función de cómo elaboramos los pensamientos en este caso concreto.

La belleza está en la mirada

El contexto a veces puede no ser el más adecuado, pero es lo que es y no depende de nosotros, y nuestro cerebro debe emitir, por ejemplo, emociones y sensaciones de incomodidad o tristeza. Si no podemos cambiar el contexto, lo mejor es mover a uno que mejor se adecue a nuestra naturaleza o positivizarla a través de un pensamiento y conducta adecuado.

¿Qué debo hacer para ser feliz?

Por lo general, nos frustra mucho sentir que somos incapaces de sacar adelante nuestro proyecto vital, por eso, insisto, es importante gestionar correctamente nuestro cerebro, que consiste en aprender a sentir, a pensar y actuar de la mejor manera posible para que nuestro cuerpo sobreviva de la forma más agradable posible.

No utilizamos demasiado bien las diversas emociones que nos envía el cerebro porque no hemos aprendido a gestionarlas adecuadamente con pensamientos y conductas que nos eviten un sufrimiento totalmente innecesario, o al menos saber disminuir sus efectos y alcance en el tiempo.

¿Quiero ser feliz y no puedo? ¡Reprograma!

Llevamos múltiples tipos de automatizaciones desde que somos bebés.

Algunas nos ayudan y otras cortacircuitan nuestra vida.

La buena noticia es que una programación que está interfiriendo en nuestra realización personal, puede cambiarse.

Esto se puede hacer de dos formas: o bien modificando un esquema de pensamiento, que provocará un cambio en la conducta; o bien cambiar ciertas conductas, que terminarán provocando la corrección de un pensamiento inadecuado.

No es necesario elegir una u otra, ya que no son excluyentes.

Por tanto, si queremos ser felices, debemos introducir pensamientos y conductas que sean coherentes con lo que nos hace felices. Sin olvidarnos de gestionar nuestras emociones correctamente.

¿Cómo ser feliz con tu pareja y ella feliz contigo?

El buen amor es el sentimiento que asocia el cerebro a vida, a paz, a bienestar, a lo que llamamos felicidad. Hay que saber completar el binomio "ser feliz", y estar rodeados de aquello y los que nos hacen, ya los que hacemos, felices.
Como ya he dicho pero repito porque es importante que refuerces: El amor es un sentimiento, y amar es una conducta, que se aprende y enseña y que se puede ejecutar bien o mal.
MariCarme Marmaneu
Psicóloga de Pareja

La felicidad es el bienestar de la paz

El buen amor es el sentimiento que asocia el cerebro a vida, a paz, a bienestar, a lo que llamamos felicidad.

Amamos bien cuando somos capaces de crear contextos que permiten al otro expresar lo mejor de sí mismo.

Somos bien queridos cuando podemos expresar lo mejor de nosotros.

La confianza, la verdad, la ausencia de falsedad o fingimiento es el ingrediente fundamental de cualquier tipo de relación sana, o del amor, entendido en el sentido más amplio de la palabra.

Muchas personas creen que están « amando bien porque le dan a sus seres queridos mucho de lo que les parece bien a ellos, pero no les dan lo que les parece bien a quienes afirman amar.

Amar bien consiste en darle al otro lo que necesita para ser feliz, independientemente de que a mí me guste o no.

El buen amor es el sentimiento que asocia el cerebro a vida, a paz, a bienestar, a lo que llamamos felicidad.

Hay que saber completar el binomio «ser feliz», y estar rodeados de aquello y los que nos hacen, ya los que hacemos, felices.

Un ser vivo nos quiere bien si su conducta hacia nosotros saca lo mejor de nosotros mismos.

Y lo más importante de todo, lo que hace que ese sentimiento sea el genuino amor es que «Lo que le gusta a quien ama, es ser capaz de hacer feliz al objeto de su amor «

Consejos muy prácticos

Por ejemplo, si a ti te gusta el mar, ya mí la montaña, no tiene sentido que te regale una excursión al Everest, y espere además a que me lo agradezcas. El buen amor consiste en que, aunque a mí, puede no agradarme el mar, como sé que a ti te gusta, te regalaré un crucero en un velero por el mediterráneo, porque sé que te va bien y te hace feliz. Eso sí, yo seguiré con mis excursiones por la montaña, y espero que tú me regales excursiones inolvidables a los picos más altos, aunque te guste más submarinismo.

Y el último consejo para ser feliz y más difícil de entender y hacer

Pero aquí no se acaba el buen amor sino que comienza, porque estos regalos deben también hacer sentir feliz y bien a quien los hace , de lo contrario, si esta conducta no te enriquece, no te nutre, te supone un esfuerzo y un dolor , por respeto a ti, quizá sea el momento de plantearte si el buen amor para los dos es deciros adiós con respeto y sin dañar a nadie.

El buen amor no duele a nadie, haga lo que haga el otro si lo hace con respeto y autenticidad.

Y si ni así te sales Cómo elegir un Buen Psicólogo puede ayudarte a saber cuál es la persona que mejor te puede acompañar.

¿Quieres hablar?

Pide una consulta para aprender a dejar de sufrir

Decir "Te quiero" no significa automáticamente "Te sé amar". Por eso, muchas relaciones fracasan, porque es necesario saber hacerse felices recíprocamente. Debemos poder querer, y, sobre todo, saber amar además que sea recíproco y desde la autenticidad mutua. Y sólo puedes amar bien desde tu previa felicidad personal. ¿Sabes ser feliz? "

También puede interesarte el siguiente post relacionado:

psicoleg a vic maricarme

MariCarme M. Moliné

Soy Psicóloga Clínica, especializada en las conductas en el ámbito de la pareja. Me ha fascinado siempre la psicología porque me ha fascinado la mente humana, y cómo la psicología es la ciencia de la conducta y la conducta siempre se puede mejorar y reaprender, la esperanza de mejorar la vida de las personas es una experiencia apasionante e irrepetible.

Deja un comentario

Concertar Visita
close slider

Cuéntame en qué puedo ayudarte