MARICARME M MOLINE1

Tener pareja puede ser un buen elemento para ser feliz, pero dejar de tener no debería ser en absoluto la tragedia que supone para la mayoría de buenas personas de este mundo, y aquí es donde deberíamos cambiar el planteamiento.

¿Quieres que una relación dure mucho tiempo? Vívela como si tuviera que durar muy poco tiempo y eso sólo lo podrás hacer si sabes cómo conseguir el amor propio .

A continuación te cuento el porqué de todo. ¡Seguimos!

MariCarme M. Moliné

Cómo hacer para que una relación de pareja dure

¿Quieres vivir una relación de pareja feliz y que dure todo el tiempo posible?

La realidad

Actualmente existe una crisis en nuestro modelo de pareja. En España el 50% de las parejas se separan antes de los 10 años, añádele a este porcentaje al menos un 30% de personas que no se separan pero que lo desearían y que no lo hacen por cuestiones de dinero, por lo que dirán, por los hijos, por miedo a la soledad, por no querer hacer daño al otro, por no querer sentirse culpable, por no sentirse fracasado, por miedo a no encontrar a otra pareja, por comodidad.

Además, se calcula que hay un 40% de personas infieles (personas que están en pareja pero que no están satisfechos de la pareja).

La conclusión es que hay muy pocas parejas que sean felices juntas con el paso del tiempo, se calcula que son un 10%.

Este modelo de sociedad comporta un alto nivel de neurosis, sufrimiento y dolor.

La racionalidad

Ante esta realidad, si la analizamos racionalmente, nos daremos cuenta de que las parejas duran poco y las que duran más la mayoría vivan mal es lo normal del mundo y no hace falta culpabilizarse ni considerar un fracaso, ni ponerse triste por sí una relación no ha terminado bien y entender que lo que está pasando es lo normal del mundo, porque el ser humano nunca ha sido hecho para vivir siempre con una pareja monógama.

Hace unos años las relaciones de pareja no eran relaciones de libertad, el hombre poseía a la mujer, era dueño de la mujer y la relación era obligada (hasta hace pocos años el divorcio no era legal y quien se divorciaba era juzgado socialmente de forma muy cruel).

Hasta hace pocos años las relaciones de pareja no se basaban en la libertad de los dos miembros de la pareja, por suerte, hoy en día, lo que se requiere son relaciones en libertad, voluntarias, y es ahora y en ese contexto en el que vemos que las relaciones de pareja al cabo de unos años de convivir en muchos casos funcionan.

Si aplicamos la racionalidad, veremos que hoy en día las relaciones de pareja estables durante más de diez años no funcionan demasiado (solo el 10%) pero nunca hubieran funcionado, porque estar con una persona 24 horas al día 7 días a la semana, durante muchos años es un aburrimiento, crea discusiones absolutamente prescindibles, mata el deseo sexual y muchas veces convierte a la otra persona en tu peor enemigo pero a base de aburrimiento, cansancio y asfixia.

Transformar las reglas de juego

Es por eso que las relaciones deberíamos plantearlas de otra manera mucho más alegres, divertidas, estimulantes y felices mientras duren, duren poco o mucho y sobre todo de fácil salir de ellas en caso de que sea necesario para la salud individual de los suyos miembros sin las consecuencias dramáticas que ahora se dan (debemos tener en cuenta que a pesar de ser el divorcio legal en España desde hace muchos años, más del 60% de las consultas al psicólogo y más del 50% de tratamientos por depresión y ansiedad vienen provocados por las consecuencias de relaciones de pareja mal terminadas)

Deberíamos transformar las reglas de la sociedad de arriba abajo, lo normal debería ser que las personas cambiaran de pareja al cabo de un tiempo (si la relación no fuera feliz por los dos o por algún miembro de la pareja) sin más complicaciones y enfocar la relación en estos términos, planificar la vida de forma que una ruptura no supongas el terrible trasiego que supone ahora, no sólo en el ámbito emocional sino también económico y socio al.

Racionalidad y más racionalidad

Se necesitaría una auténtica transformación de la sociedad y de sus reglas de juego.

Deberíamos racionalizar la realidad y no positivizarla o disimularla y mucho menos idealizarla.
Si aplicas la racionalidad a tu vida y no te inventas un mundo inexistente de color rosa, ser feliz es muy fácil.

En realidad, el ser humano necesita muy poco para ser feliz y en ningún caso necesita a una pareja sentimental para serlo.

Lo que ocurre es que la sociedad capitalista te está creando continuamente necesidades absurdas (que debes comprar directo o indirectamente) y estas necesidades absurdas e inventadas te hacen ser una persona mucho más dependiente e infeliz porque estás anhelando continuamente lo que no tienes pero que en realidad tampoco necesitas.

El problema no es la relación de pareja en sí, porque en realidad puede ser muy positiva una relación de pareja mientras sea nutritiva y eso no depende demasiado de nada ni nadie, porque cada uno sabe gestionar a las personas y las relaciones de acuerdo con sus capacidades y además intervienen muchos factores externos que no podemos controlar.

El problema es cuando de una preferencia, de una opción más para vivir en paz y felicidad hacemos una absoluta necesidad de que si la perdemos nos convertimos automáticamente en las personas más desgraciadas del planeta.

Está muy bien tener pareja si la relación es feliz pero también está muy bien no tenerla si la relación no es feliz y no debería pasar nada en ninguno de los casos pero sin saber cómo superar la adversidad no sabrás gestionar la abundancia.

No hay nada que dé más felicidad que sentirse libre por ser auténtico

Deberíamos entrar en una relación desde la alegría y la libertad y deberíamos salir con la misma alegría y libertad y eso en el mundo que vivimos es imposible porque una salida no dramática es absolutamente inimaginable.

Es parecido a cuánto te das de alta en una compañía de telefonía, al apuntarte todo son ventajas pero cuando quieres salir te vuelves loco.

El problema que tenemos en las relaciones de pareja es cuando se elimina el concepto de libertad.
Libertad de entrar sin riesgos de sufrir y libertad de salir sin sufrir.

Pero los humanos somos unos artistas en hacer de auténticas trivia necesidades imperiosas, que sin ellas tu mundo se hunde absolutamente.

Tener pareja puede ser un buen elemento para ser feliz, pero dejar de tener no debería ser en absoluto la tragedia que supone para la mayoría de buenas personas de este mundo, y aquí es donde deberíamos cambiar el planteamiento.

Pareja feliz y armonía natural

Ser feliz es mucho más sencillo si nos dedicáramos a racionalizar más la realidad y entender que necesitamos muy poco para serlo y este poco lo tienes dentro de ti, no hay fuera y mucho menos en lo que pueda hacer o no hacer tu pareja .
Deberíamos vivir de forma mucho más natural, sin esforzarnos en encajar donde ya no encajamos, sin esforzarnos en hacer cosas que ya no nos satisfacen, sin necesitar infinidad de cosas y de personas que en realidad no necesitamos.
No deberíamos querer alargar las relaciones hasta el infinito al precio que sea necesario, sino al vivir la experiencia con la máxima intensidad mientras duren. Y si las viviéramos así, te prometo que durarían más, mucho más. Es un cambio absoluto de paradigma mental.
Estamos obsesionados en la cantidad y no en la calidad, queremos que nuestras parejas duren siempre, queremos vivir muchos y muchos años y si pudiéramos vivir eternamente y no nos damos cuenta de que todo esto es irracional, nos alejamos absolutamente de las leyes naturales y nos queremos crear un mundo absolutamente rosa, falso e imaginario, cuando la naturaleza es infinitamente más sabia que cualquiera de nosotros y mucho más compleja donde todo está interrelacionado por un equilibrio global que todavía no podemos ni entender demasiado.
Nos creemos que podemos vivir con otras reglas que no sean las naturales y aparte de provocar auténticos desastres nos creamos un sufrimiento absolutamente gratuito, precisamente por no pensar con racionalidad y entender el pulso de la naturaleza, porque nosotros somos parte de ella, aunque nos empeñamos en que no sea así.

No te fuerces, no fuerces nada, fluye

Querer que una pareja dure para siempre es como querer o desear vivir eternamente o alargar la vida de las personas hasta el máximo y con las mejores intenciones generamos auténticas barbaridades, ese deseo que ya lo hemos convertido en necesidad está causando sobre población, mucha infelicidad en los momentos finales de la vida con multitud de enfermedades nuevas creadas por el hecho de querer vivir tantos años (problemas económicos que vendrán por el hecho de querer vivir muchos más años, enfermedades nuevas como Alzheimer y las que vendrán, etc.)

Ir contra la naturaleza sólo provoca sufrimiento y graves desajustes.

Nos empeñamos en vivir de forma poco lógica, poco natural, poco ecológica y poco racional y así nos va.

Si te has separado o te quieres separar no te preocupes, no te está pasando nada malo ni raro, es lo que es normal, hazlo con toda la tranquilidad, con toda la felicidad intentando amar y respetar otra persona siempre y dispuesto a disfrutar del resto de tu vida, solo, acompañado o con otra pareja, porque la vida pasa muy rápido y ¡ni de eso nos damos cuenta! "

Piensa TI, razona TI, sólo serás feliz si razonas tú y no dejas que los demás piensen por TI.

Ante esta realidad, donde el 90% de las parejas de más de 10 años no son felices y que en caso de que quieras separarte, tengas que pasar por series consecuencias emocionales, económicas y sociales terribles, lo más racional sería llegar a la conclusión de que lo mejor por tu felicidad, equilibrio, salud, economía y tranquilidad sería no tener ninguna relación de pareja nunca en la vida, al menos cómo nos la vende el sistema (religión, la política, la familia, la televisión, incluso las canciones terribles de amor para siempre).

Es normal que el sistema nos venda este modelo relacional porque es un modelo que causa mucha infelicidad pero también es un modelo que origina mucho consumismo absolutamente superfluo, sin este modelo social, muchos sectores como la restauración, la vivienda, la industria farmacéutica, abogados , psicólogos, etc. o tendrían trabajo, debes entender que todo tiene un motivo por absurdo que te parezca.

Fijado en que todo el modelo económico se basa en un pluf, es por eso que se sigue potenciando un modelo que se sabe es absolutamente erróneo pero que da muchos beneficios a multitud de industrias y sectores económicos, nada hace consumir más a la gente que la infelicidad y la insatisfacción personal ¿verdad?

Pareja sí, pero pareja feliz

Ahora bien! La solución de no tener nunca pareja puede parecer drástica, si, pero no es la única solución racional, otra solución racional mucho más satisfactoria sería aceptar unas nuevas reglas del juego donde cambiar de pareja cada cierto tiempo no deberíamos contemplarlo como una desgracia, fracaso o vergüenza, sino como un paso más en tu crecimiento personal de vida.

Si debemos cambiar de pareja cada 5 años para ser felices deberíamos cambiar la percepción de cómo vivimos las relaciones amorosas.

¿Quieres hablar?

Pide una consulta para aprender a dejar de sufrir

A ver si comprendes el mensaje de todo.

Aceptar la realidad, comprender racionalmente la realidad es una muy buena forma de vivir feliz.

No es malo tener pareja, al contrario, es una manera buena de vivir como cualquiera muchas otras, lo que si es malo es que esta relación se haga sufrir y que a pesar de haber intentado gestionar la relación estés ahora sufriendo para romper una relación que te hace sufrir y además sintiéndote malo, culpable o abandonado según el caso, eso sí que es lo malo.

Si quieres tener pareja debes ser consciente de que no es demasiado natural ni normal que una pareja se mantenga feliz y bien a medida que pasen los años y que lo normal del mundo es que uno de los dos o los dos vean que se han cansado o aburrido uno del otro y que necesitan volver a vivir de otra forma para recuperar la alegría de vivir y no pasa nada. Ni es un fracaso, ni debes sentirte culpable de nada, ni sentirte mala persona o malo ni nada de eso.

Es simplemente natural, las personas nos cansamos, nos aburrimos y nos gustan las cosas nuevas, todo es.

Nos cansamos del coche aunque funcione bien, nos cansamos de la ropa aunque sea nueva, nos cansamos de la comida si cada día comiéramos lo mismo por más que nos guste, ¡somos así! Aceptar lo que es, es ser racional y sólo desde la racionalidad podremos vivir felices y bien.

Ahora bien. Si a pesar de todo lo que te digo no te convence y lo que tú quieres es una pareja que te dure el máximo tiempo posible sólo hay una manera y es hacer las cosas exactamente al contrario de cómo las estamos haciendo.

Vivimos la relación de pareja como si nunca tuviera que terminar y hacemos planes a largo plazo y nos enredamos que no veas en proyectos que en realidad nunca sabremos si los podremos terminar.

Vivimos la relación de pareja como la única opción feliz de vida que podemos comprender y pensamos firmemente que en caso de que se acabara, sería una gran tragedia difícil de superar. Nos aferramos a la pareja, y al aferrarnos ya empezamos a perderla.

Vivimos la relación de pareja como si fuera ya una posesión adquirida y cómo pensamos que la tendremos siempre al lado, la dejamos de valorar y tratar bien, es natural y humano que sea así también, si sabes que algo la tendrás siempre, dejas verla como algo muy especial.

El secreto es pensar muy bien al revés.

El secreto es al vivir y pensar como si esta pareja sólo la pudieras tener por una semana y al cabo de una semana todo acabara quisieras o no y que una vez terminada tú serías feliz y la otra también porque éste era el trato.
¿Qué harías esta semana con tu pareja?, ¿cómo la tratarías? ¿Cómo vivirías la relación?

El secreto es vivir así semana a semana, el secreto es vivir sabiendo que no tienes más que eso y que está bien que sea así, el secreto es sentir de verdad que la semana que bien, sin tu pareja serás igual de feliz, el secreto es sentir de verdad que decirse adiós debe ser igual de feliz que cuando empiezas una relación.
Si eliminas el trauma de una posible ruptura, si eliminas el sufrimiento de una posible ruptura y además vives cada semana como si fuera la primera y la última, sólo así es la única forma de que tu relación sea feliz todo el tiempo posible y además parece al revés pero es cuánto duran más tiempo y felices.

En caso de que pasen seis meses y no encuentres una solución por ti mismo, un psicólogo puede ayudarte.

"¿Quieres que una relación dure mucho tiempo? Vívela como si tuviera que durar muy poco tiempo. "

Experimentos como el de Ansfield en 1996

Se han realizado muchos estudios psicológicos al respecto.

Sólo tienes que querer dormir para que no te duermas.

Todo lo que alguna vez haya tenido insomnio sabe a lo que me refiero. Es bastante difícil tratar de conciliar el sueño forzándose a querer dormir, uno se duerme generalmente sin darse cuenta y no a voluntad. Esto precisamente se ha estudiado en experimentos como el de Ansfield en 1996. Precisamente la mejor forma de dormirse es pensando que no quieres dormir.

"No te aseguro que tu relación dure para siempre, pero si te aseguro que será mucho más feliz y que durará mucho más, pero ya no te importará, sólo te importará ser feliz y te será igual si la relación dura mucho o poco, si dura muy genial y si dura poco genial también, sólo así tienes opciones reales. "

También podría interesarte este post

psicoleg a vic maricarme

MariCarme M. Moliné

Soy Psicóloga Clínica, especializada en las conductas en el ámbito de la pareja. Me ha fascinado siempre la psicología porque me ha fascinado la mente humana, y cómo la psicología es la ciencia de la conducta y la conducta siempre se puede mejorar y reaprender, la esperanza de mejorar la vida de las personas es una experiencia apasionante e irrepetible.

Deja un comentario

Concertar Visita
close slider

Cuéntame en qué puedo ayudarte